La ultraderecha contra la legalización

No fueron sólo sectores conservadores o religiosos, los neonazis y los franquistas también se movilizaron contra la aprobación de la ley. Un momento en que la urgencia terminó con ciertos disimulos.

Chequea también

La sotana de los dos demonios

El obispo Santiago Olivera pidió “no mirar la historia con un solo ojo”, reclamó compasión para los acusados de crímenes aberrantes y acusó a los organismos de derechos humanos de “tergiversar la verdad”. Las Madres de Plaza de Mayo repudiaron sus expresiones.